Seleccionar página

Para contribuir en la entrega de alimentos y la protección sanitaria de las familias que han sido y serán afectadas por los efectos económicos de la Pandemia de Covid-19, las instituciones internacionales Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, el Servicio Jesuita a Migrantes, SJM, la Fundación de Ayuda Social de Iglesias Cristianas, FASIC, la Asociación de Industriales, la Pastoral de la Universidad Católica del Norte, la Universidad Arturo Prat y la REDEG; lideradas por el arzobispado de Antofagasta se reunieron para gestionar esta campaña solidaria.

La iniciativa también cuenta con la colaboración de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Antofagasta, la Corporación Social de Campamentos Américas Unidas y la red de parroquias de Antofagasta. Hugo Altamirano, director regional de la Fundación de Ayuda Social de Iglesias Cristianas, FASIC, destacó que “las organizaciones territoriales serán actores claves para determinar las familias que serán beneficiarias de la entrega de alimentos, útiles de aseo y equipos de protección personal. Estas tres entidades serán fundamentales para acceder a las familias beneficiarias de esta iniciativa, en virtud de su presencia territorial y la experiencia del trabajo comunitario que ellas han desarrollado en la comuna”.

Diversos organismos internacionales como CEPAL y FAO, han advertido que la pobreza aumentará en Chile y que muchas familias no tendrán recursos para satisfacer sus necesidades básicas, Víctor Flores, encargado de la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, explicó que “la importancia de esta campaña Delivery Solidaridad se sustenta en esta advertencia y en los diversos informes económicos, que develan la difícil situación que están enfrentando miles de familias en nuestra ciudad, debido al aumento de la cesantía en la Región de Antofagasta, siendo una de las regiones con la mayor tasa de desocupación del país, de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Empleo”.

Eduardo Contreras de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, manifestó que “los socios colaboradores de esta campaña solidaria buscamos que en Antofagasta no haya familias que no tengan qué comer o que no cuenten con implementos de aseo o higiene necesarios,  para prevenir el contagio del COVID 19 debido a la falta de ingresos”.

Carla Napoletani , jefa de Vinculación con el Medio del Centro Docente y de Vinculación de la Universidad Arturo Prat expresó que “como universidad deseamos contribuir a enfrentar de mejor manera la falta o merma de ingresos de muchas familias antofagastinas y migrantes afectadas por los efectos económicos del Covid-19, mediante la entrega de alimentos, de útiles de aseo, de protección personal y pañales”.

Respecto de las formas de cooperar en esta campaña, Conchita de la Corte, directora regional del Servicio Jesuita a Migrantes, SJM, explicó que “las personas jurídicas o naturales apoyar esta iniciativa, a través de dos formas: mediante la donación de víveres, artículos de aseo o de protección personal, entregados en un centro de acopio que se habilitará en dependencias de la Universidad Católica del Norte. Y mediante la donación de dinero en efectivo o vía transferencia electrónica, a través de depósito en una cuenta corriente del Arzobispado de Antofagasta».